martes, 31 de julio de 2012

Cada vez que escucho la lluvia caer en mi ventana
 imagino tus  labios; tus besos; tu mirada siento las caricias que antes me acobijaban y las sonrisas que  a mis recuerdos alegría le daban. Ya no hay escusas ni palabras que te nublen la razón ni que me ausenten en tu mundo. Solo queda una esperanza, solo queda alabanza; solo el aire te acompaña. Quizás en un mañana sean mi mente, mi vida y mi alma quienes te acaricien y te den calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada